La privatización de los aeropuertos españoles ¿Es la solución?

9 junio 2012 Escrito por Alina Feri.

Vistas desde un avión Privatización. Recortes. Ajustes. Austeridad. Palabras que un día tras otro se suceden en noticias económicas de todo el planeta. Y España no ha podido escaparse a ellas. Dentro de un plan global de redefinición de todos los ámbitos, el gobierno de Mariano Rajoy tiene previsto desarrollar un sistema de privatización de los aeropuertos españoles que ha suscitado fuertes críticas en algunos sectores. La idea es mejorar los ratios de beneficios de las infraestructuras y desarrollar un sistema de competencia empresarial dejando su gestión en manos privadas. El proyecto también se enmarca dentro de una reformulación de la empresa pública Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), uno de los grandes entes públicos que cuentan con mayor presupuesto. Las decisiones que se tomen hoy tendrán graves consecuencias en el futuro. Por ello, una duda asalta a consultores y expertos: ¿Es la privatización de los aeropuertos españoles una solución adecuada?.

49% del capital de los aeropuertos

La privatización de los aeropuertos españoles ha centrado un gran debate durante los últimos meses. Como en todo, existen detractores y defensores. De momento, los empleados de AENA ya han protagonizado manifestaciones en el Prat y Barajas, los dos aeropuertos que podrían ser una golosina para el capital ajeno a las administraciones públicas. Hablamos de dos nexos con una gran afluencia de pasajeros y a más gente, mayor negocio. Los aeropuertos de Madrid y Barcelona son los más importantes de una lista de 20 grandes aeropuertos en España. Otras 25 infraestructuras más minoritarias estarían, de momento, ajenas a la privatización. El anterior ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero ya realizó un intento de privatización de AENA -junto a loterías del estado- que no fructificó.

La intención era vender a empresas el 49% del capital de ambos aeropuertos. Ahora, todo apunta a que ese proyecto es parte de la herencia que el Partido Popular si acepta del anterior ejecutivo socialista. El plan del gobierno presidido por Mariano Rajoy habla de agrandar los objetivos del PSOE y recaudar 30.000 millones gracias a un extenso paquete de privatizaciones. Cabe recordar que el Partido Popular se opuso en su momento a las privatizaciones expuestas por el anterior gobierno. Ahora, todo ha cambiado. El ejecutivo popular ya ha aprobado una primera fase de su proyecto de privatización de aeropuertos. AENA ya puede ser privada. Todo es cuestión de tiempo.

Trece torres en una primera fase

Así, el proceso de entrada de capital privado tendrá como primeros protagonistas a las torres de control de infraestructuras dispersas por distintas partes del país: el arco mediterráneo (Alicante, Valencia, Sabadell e Ibiza), Andalucía (Jerez, Sevilla), Canarias (Lanzarote, Fuerteventura y la Palma), la zona norte (A Coruña, Vigo y Cuatro Vientos) y Melilla. Barajas y el Prat serán los siguientes. El quid de la cuestión se concentra en el control del tráfico aéreo, que será gestionado por empresas privadas en su mayoría. El estrato público, de momento, seguirá controlando las operaciones de control de ruta y de aproximación. Los sindicatos -UGT, CC. OO y USO- ya han planificado acciones de protesta y su postura de confrontación al plan de privatización es más que palpable. Otra cosa es que consigan algo. De momento, las operaciones de Madrid y Barcelona están paralizadas. La pregunta es: ¿Hasta cuando?

Imagen de jorgesoch – Fotolia.com
Similar Posts: