Qué fue del Concorde

30 mayo 2012 Escrito por Alina Feri.

Avión en el despegue Concorde. Una palabra -un nombre- que a las generaciones de los 70, 80 y 90 -incluso a las de la década del 2000- trae a la mente el recuerdo de un avión supersónico, capaz de batir en velocidad al resto de aparatos comerciales y cuyos vuelos estaban destinados a los bolsillos más adinerados. Sin embargo, los problemas económicos de las líneas y el triste accidente que protagonizó uno de los aviones en el año 2000 condenaron a una de las aeronaves que han marcado la historia de la navegación aérea. Se fabricaron 20 ejemplares de este avión supersónico. Los supervivientes están repartidos entre el sector privado -Brithish Airways subastó piezas y naves- y museos -Air France optó por este camino-. Sin embargo, la fama del primer avión supersónico al alcance de la población civil permanece.

25 de julio del 2000

Han pasado casi doce años, pero las primeras imágenes que vienen a la mente de muchos al hablar del Concorde proceden de una fecha señalada: el 25 de julio del año 2000. También identificado como el vuelo 4590 de Air France, ese episodio marcó la historia del avión supersónico. El vuelo tenía como destino Nueva York y cien personas subieron ese día al Concorde que descansaba en la pista del aeropuerto Charles de Gaulle. Su destino -como el de los nueve miembros de la tripulación y cuatro víctimas en tierra- estaba decidido. Una de las llantas de los neumáticos del avión había recibido el impacto de la pieza de un avión que había despegado con anterioridad, propiedad de la firma Continental. Con la pieza en mal estado, el Concordé despegó y a los pocos minutos tuvo lugar una reacción en cadena que alimentó de llamas gran parte del cuerpo de la aeronave. Se intentó una operación de aterrizaje de emergencia en un aeropuerto cercano, pero el avión perdió el rumbo y al final chocó con un hotel en Gonesse. La noticia corrió como la pólvora en todo el mundo. La culpa del suceso no tenía nada que ver con el modelo de avión, pero la mala publicidad fue incontrolable.

Las leyendas negras son muy difíciles de limpiar. El avión supersónico siguió surcando los cielos hasta el 24 de octubre de 2003. Air France y British Airways habían anunciado en mayo que acabarían con las conexiones. Hubo un intento de reactivar las líneas por parte del magnate Richard Branson -de Virgin Atlantic Airways-, pero no fructificó. Las horas de vuelo del Concorde había llegado a su fin. En la actualidad se tiene noticias de cinco ejemplares que sobreviven en aeropuertos y museos de todo el planeta -tres en Francia, uno en Alemania y otro en Estados Unidos-, que se sumarían a las piezas -y presumiblemente aviones- que adquirieron coleccionistas privados. La memoria del Concorde no ha fallecido. Fueron muchas las personas que crecieron soñando que algún día podrían viajar hasta Nueva York sentados en sus entrañas metálicas.

Vuelta en Londres 2012

El Concorde vive un retiro dorado, pero volverá a surcar los vuelos este año. Así, en la ceremonia inaugural de los juegos olímpicos de Londres se tiene previsto que uno de los ejemplares pase por los cielos que circundan el estadio del West Ham, que acoge el evento. Cabe recordar que la palabra Concorde es sinónimo de orgullo para el pueblo británico, por lo que no es de extrañar su presencia en tan reconocida cita.

Imagen de Guido Vrola – Fotolia.com
Similar Posts:

Etiquetas: , ,